viernes, 13 de diciembre de 2013

No tengas nada en las manos, de Fernando Pessoa

No tengas nada en las manos
ni una memoria en el alma,
que cuando un día en tus manos
pongan el óbolo último,
cuando las manos te abran
nada se te caiga de ellas.

¿Qué trono te quieren dar
que Átropos no te lo quite?
¿Qué laurel que no se mustie
en los arbitrios de Minos?

¿Qué horas que no te conviertan 
en la estatura de sombra que serás
cuando de noche, 
estés al fin del camino?

Coge las flores, mas 
déjalas caer apenas miradas.

Al sol siéntate. 
Y abdica 
para ser rey de ti mismo.

Fernando Pessoa

2 comentarios:

  1. Me alegro de que te guste, Jesús. A mí también me parece precioso. Encierra mucha reflexión detrás.

    ResponderEliminar