lunes, 29 de julio de 2013

Deja en paz al diablo, de John Verdon

En Deja en paz al diablo, Verdon nos presenta a un Gurney algo 'tocado' psicológicamente por el desenlace de su anterior caso. Dave se siente inseguro, se viene abajo su aura de invulnerabilidad. Y mientras mantiene esas luchas internas, libra otras con Rebecca Holdenfield, la psicóloga forense que también apareció en los libros anteriores, y con el agente Trout, del FBI, pues considera deficiente su investigación en el caso del Buen Pastor, diez años atrás. Además, la visita de su hijo Kyle, nos mostrará una parte de David que no conocíamos.

Al comienzo de la novela, Gurney acepta asesorar a Kim, la hija de Connie Clark, la periodista que le lanzó a la fama. Kim, estudiante de último curso de periodismo, está haciendo una serie de entrevistas a los familiares de las víctimas del Buen Pastor, para saber si han superado la pérdida y cómo lo han conseguido. El proyecto, que sufraga económicamente RAM TV, una cadena famosa por su amarillismo y nula integridad, parece enfurecer al Buen Pastor, quien teme no solo la emisión de Los huérfanos del crimen, sino el interés en el caso que está demostrando Gurney.

Al mismo tiempo, Kim acaba de romper con su novio, Robert Meese, quien tuvo una infancia complicada, y un pasado un tanto conflictivo. Desde su ruptura, suceden cosas extrañas en su piso, por lo que Kim está segura de que Robert está detrás. Sin embargo, Gurney, que contará con la inestimable ayuda de Jack Hardwick y el apoyo de la inspectora Bullard para intentar resolver este caso frente a la fuerte oposición del FBI, tiene una opinión bien distinta.

También Max Clinter, policía que perdió su reputación y su vida a causa del Buen Pastor, servirá de ayuda a Gurney. Tentando a la suerte, Dave pondrá contra las cuerdas al implacable y lógico asesino. Os dejo a vosotros descubrir cómo.

En mi opinión, Deja en paz al diablo es perfecta para conocer mejor a Gurney, para ahondar en la relación con Jack Hardwick, que cada vez se parece más a la relación Holmes-Watson, aunque con perfiles bien distintos. Sin embargo, al profundizar en la vida personal de Gurney, esta novela ha perdido parte del ritmo que caracterizaba a las anteriores.


Sopesando lo bueno y lo malo, considero esta novela muy recomendable, ya que completa lo que le faltaba a las anteriores: una mejor comprensión del personaje de Gurney.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada