sábado, 30 de noviembre de 2013

Todo bajo el cielo, de Matilde Asensi

La historia comienza en 1923, cuando Elvira, una pintora española afincada en Francia, recibe la noticia de la muerte de su marido, Rémy, que vivía en Shanghai. Así emprende el viaje hacia Todo bajo el cielo, nombre por el que los chinos conocen a su país.

Se embarca con su sobrina Fernanda, de la que se tuvo que hacer cargo tras el fallecimiento de sus padres, y una vez en China, descubre, inesperadamente, que su marido tenía cuentas pendientes que ella tendrá que saldar. Sin embargo, cuando conoce a Paddy Tichborne, y a su través a un anticuario reputado de Shanghai y amigo de Rémy, Lao Jiang, todo cambia. Mientras tanto, conoceremos a Biao, un astuto niño chino vital en la empresa que les aguarda.

Los cinco se lanzan a la aventura, conscientes de que corren un grave peligro. Por el camino, Asensi nos regala un 'tour' por la China de los años 20, una delicia para todos aquellos que disfruten conociendo otras culturas, y sobre todo, la oriental. Costumbres, historia y taoísmo se entremezclan con el paisaje y la geografía china, mientras los protagonistas buscan el tesoro del Primer Emperador.

Todo bajo el cielo supone, en mi opinión, una entretenida y brillante novela, con una retahíla muy diversa de personajes cuya evolución a lo largo de la narración es, cuanto menos, sorprendente. Durante la novela, los protagonistas aprenden que “hay que vivir aprendiendo a reconocer lo que hay de bueno en lo malo y lo que hay de malo en lo bueno.” Excelente reflexión, ¿no?

¡No os lo perdáis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada