viernes, 8 de noviembre de 2013

Un gobierno lleno de mentiras

Empezar un gobierno incumpliendo una por una tus promesas electorales no es buena señal. Que haya quien todavía se crea las milongas que nos cuentan, es peor.

La política de este gobierno se ha basado desde el principio en cercenar los derechos de las personas cuyos intereses deberían defender, pero claro, si ya en 2008 Aznar decía que "en política no se está ni para empatar ni para heredar, se está para ganar", qué más se puede esperar. ¿Dónde quedó aquello de que la política era gobernar por el pueblo y para el pueblo? Si te gobierna un partido cuyo único objetivo es ganar unas elecciones, tienen sentido las falsas promesas electorales. En resumen, el fin justifica los medios. Si hay que mentir para gobernar y chupar del bote, pues nada, mintamos. 

Una costumbre, por cierto, la de mentir en el programa electoral, que debería ser ilegal. Me pregunto si un gobierno que llega al poder engañando a sus votantes es legítimo. Porque escudarse en la mayoría absoluta es el recurso fácil, pero: ¿cómo ha obtenido este partido la mayoría absoluta? Con mentiras:


Entonces, ¿es esa mayoría absoluta real? ¿Te da derecho a hacer lo que quieras, estando fundamentada en tantas mentiras?

La frase final es demoledora, después de todas las perlas que van soltando a lo largo del vídeo:

"Decir siempre la verdad, aunque duela, decir la verdad sin adornos y sin excusas, llamar al pan, pan y al vino, vino." Mariano Rajoy Brey.

Como veis, son muchas las las cosas que han dicho o hecho para estar cabreado, aunque personalmente quien ha colmado mi paciencia durante esta semana ha sido el ministro de Educación, Jose Ignacio Wert, quien hace dos años y medio, me tildó (a mí y a unos cuantos más) de "anarco-comunista, populista, demagogo e iletrado" por manifestarme contra los primeros pinitos del gobierno en el mundo del recorte (y del embuste). ¿Que por qué ha colmado el vaso? Porque el señor ministro ha tenido a bien quitar las ayudas de la beca Erasmus a todos aquellos que no hubieran recibido la beca del ministerio el año pasado. Es decir, ha cambiado las reglas del juego a mitad de la partida, algo que desde niños sabemos que está "feo", por decirlo finamente, y por lo que no dudábamos en llamar "tramposo" a quien lo hacía. Por tanto, señor ministro, que sepa usted que es un tramposo.*

Por cierto, en medio de toda esta polémica, al señor Wert no se le ocurrió otra cosa que decir que "tendríamos que estar agradecidos" a Diego Costa, futbolista, por haber elegido jugar con España en lugar de con Brasil. En conclusión, que al ministro de Educación las protestas, huelgas y manifestaciones le importan un pimiento. ¡Bravo!

Por último, solo quería pediros perdón por todas las cosas que han faltado por comentar acerca de estos 2 años de mentiras, pero como podréis suponer no me caben todas en una sola entrada. 

Y ahora a ver si me tomo a relaxing cup of café con leche y puedo descansar un ratito, que a pesar de ser un perroflauta, tengo mis cosas que hacer, ¿sabéis? ¡Hasta la próxima!

*Finalmente, tras presiones desde Bruselas no se han retirado las becas a los Erasmus de este año. Como las mentiras siguen siendo mentiras, y esto lleva su trabajo, lo publico igual. Además, lo dicho respecto al ministro sigue teniendo validez, pues la intención es lo que cuenta, y Wert la dejó clara el lunes, aunque posteriormente le obligaran a rectificar.

PD: Que os quede claro que Wert ha conseguido lo que quería. Primero digo que voy aplicar algo que sé que va a causar revuelo, y luego "rectifico" y lo implanto tranquilamente para el año siguiente. ¿Hay alguien protestando por los recortes de cara al año próximo? Pues eso, que Wert puede ser muchas cosas, pero tonto no.

1 comentario:

  1. yo también soy un perroflauta...geníal comentario.

    ResponderEliminar